Morir para multiplicarse

Cuando las semillas son plantadas en la tierra, es necesario que mueran para poder convertirse en planta, y así proveer nuevamente semillas. Y serán muchas las semillas que nacen de la nueva planta.

En el capítulo 16 de Juan, Jesús nos dice su muerte es algo bueno, conveniente. Porque es a través de su muerte que podemos recibir al Espíritu de verdad, al Espíritu Santo.

El tiempo en que Jesús se hizo hombre, y habitó entre nosotros, realizó muchos milagros, señales increíbles y predicó el nuevo acceso a Dios Padre a través de su muerte. A horas de morir en la cruz, nos enseña que cuando esto suceda, Dios mismo y su poder podrán habitar en cada uno de nosotros. 

Así como la semilla muere y se multiplica en muchas semillas, Jesús moriría y se multiplicaría en todos aquellos que crean en Él.

¿Cómo? Por medio del Espíritu Santo.

Cuando nosotros creemos en Jesús, nuestro espíritu se vuelve a conectar con Dios Padre y el Espíritu Santo comienza a vivir dentro nuestro, guiando nuestra vida, nuestras decisiones, y poniendo a nuestro alcance el poder de Dios, que podemos accionar mediante la fe, la obediencia y la oración.

Jesús murió para multiplicarse en cada uno de nosotros y darnos su vida. Para que el Espíritu Santo nos convenza de la verdad, de la justicia de Dios y de su amor eterno.

Basado en el Capítulo 15 del evangelio de Juan.
Seguí leyendo más artículos de la serie «El evangelio de Juan» para conocer más sobre Jesús.
Editar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *