Seguidores

Hoy día usamos mucho la palabra seguidores. Estamos acostumbrados a verla y a decirla, porque en la redes sociales la pusieron de moda otra vez. Por lo general el ser seguidor de algo o alguien, nos lleva a que adoptemos una forma de pensar, de hablar… en definitiva, una manera de vivir.

Las primeras personas que seguían a Jesús, también llamado el Cristo, eran judíos. En su entorno social de aquel entonces comenzaron a ser conocidos como “los del camino”, porque era eso lo que enseñaban en los lugares públicos: que Jesús era el camino para llegar a Dios.

Años más tarde surgió el término cristianos. Sucedió que, en la ciudad de Antioquía, usaron esta palabra para señalar a aquellos que vivían una vida tan parecida al Cristo del cual hablaban, que parecían minicristos, osea, cristianos.

Queremos empezar esta serie sobre el evangelio de Juan con este concepto: aquellos que vivieron en esa época y que dejaron documentada la vida de Jesús, reflejaban la forma en la que Él vivió.

Los cristianos no seguimos un conjunto de enseñanzas o normas para vivir. No pertenecemos a un grupo organizado, o al menos no debiéramos verlo así. Los cristianos somos minicristos, porque seguimos la enseñanza de Jesús, y vivimos como Él vivió. Somos imitadores de Él: sus seguidores.

Te invito a que juntos conozcamos algunas de las enseñanzas de Jesús, ese hombre que transformó y sigue transformando la vida de tantas personas: el Hijo de Dios.

Seguí leyendo más artículos de la serie «El evangelio de Juan» para conocer más sobre Jesús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.