FELICES SON LOS SANTOS

¡Qué palabra tan difícil es “Santos”! Pero no debemos equivocarnos, porque “ser santo” no significa ser perfecto y no cometer errores, sino que significa “apartarse para Dios”, intentar día a día poner a un lado las cosas malas, y tener una relación con Dios en oración y seguir las enseñanzas de la Biblia.

Una vez le preguntaron a Jesús sobre “ser santo”, y Jesús dijo: la maldad proviene del interior, del corazón del hombre. De los malos pensamientos que cada uno tenemos se produce maldad.


Es por eso, que debemos tener control sobre lo que pensamos, por qué lugares dejamos que corran nuestros pensamientos. Porque si logramos dominar lo que pensamos, vamos a poder dominar lo que hacemos.

¡Felices son los santos! Porque Jesús dijo que ellos verán a Dios, o como dicen algunas interpretaciones: Podrán tener experiencias espirituales en las que verán las cosas ocultas de Dios, podrán tener una experiencia espiritual con las cosas divinas por medio del Espíritu Santo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *