La religión es mala

Si, por supuesto. Opino igual que Karl Marx… “Es el opio del pueblo”, pero yo también le agrego algo: “Es el opio del pueblo de Dios también”.

Esperá un segundo, no te vayas… soy cristiano y quiero leerte algo que dijo Jesús, pero en Lenguaje Actual. Me refiero a San Mateo 23:

“Los fariseos y los maestros de la Ley (los líderes) son los que más conocen la ley de Moisés (las Escrituras). Ustedes deben hacer todo lo que ellos digan (o repitan de las Escrituras); pero no hagan lo que ellos hacen, porque enseñan una cosa y hacen otra. Imponen mandamientos muy difíciles de cumplir, pero no hacen ni el más mínimo esfuerzo por cumplirlos. Todo eso lo hacen para que la gente los vea y los admire. Por eso escriben frases de la Biblia en papelitos que guardan en cajitas de cuero, y se las ponen en la frente y en los brazos. Cada vez hacen más grandes esas cajitas y los flecos que le ponen a la ropa, para que la gente piense que son muy obedientes a Dios. Cuando van a la sinagoga (iglesias) o asisten a fiestas, les encanta que los traten como si fueran los más importantes. Les gusta que la gente los salude en el mercado con gran respeto, y que los llame maestros (pastor, líder, como sea).”

Jesús dice que son hipócritas, mentirosos… que hacen cosas para mantener las formas, “Pero no obedecen las enseñanzas más importantes de la ley: ser justos con los demás, tratarlos con amor, y obedecer a Dios en todo”.

¡No maten al mensajero! Yo no escribí la Biblia.

Cuando Jesús dijo estas palabras hacía clara referencia al sistema religioso-político de Israel. Claro, había excepciones… como hoy en día también hay excepciones.

La religión es el opio de cualquier persona cuando es usada para gobernar, imponerse con poder, someter a otros y sacar usufructo de los “niveles más bajos”.

En Mateo 20, fue Jesús mismo quien dijo a sus discípulos: “Ustedes saben que los que gobiernan a los pueblos se portan como sus amos, y que los grandes señores imponen su autoridad sobre esa gente. Pero entre ustedes no debe ser así”.

Cualquier sistema que sume a los mandatos de Dios otra serie de requerimientos y cosas necesarias, es simplemente una religión. Cualquier sistema en el que primen los niveles jerárquicos, las escalas de poder, y que promueva que alguna persona es “mas revelada que otra” y que por eso se la debe seguir, es una religión.

Jesús dijo de ellos: “Ustedes les cierran la puerta del reino de Dios a los demás. Y ni entran ustedes ni dejan que otros entren”

La palabra religión aparece 5 veces en el Nuevo Testamento. La palabra fe casi 300 veces.

La última vez que se pone la palabra religión, en el libro de Santiago, dice: “La religión pura y verdadera a los ojos de Dios Padre consiste en ocuparse de los huérfanos y de las viudas en sus aflicciones, y no dejar que el mundo te corrompa”.

Los líderes de este mundo buscan enseñorearse, ponerse por encima de otros y oprimirlos para obtener rédito. Los del Reino de Dios no son así. Te pregunto… ¿el mundo te corrompió?

La fe trae libertad. La religión esclavitud. La fe produce relación con Dios Padre a través de su Hijo Jesús. La religión organizada trae un manual de cosas que debes hacer para escalar día a día en autoridad y reconocimiento.

Los religiosos buscan ser reconocidos por las otras personas, los seguidores de Jesús buscan agradar a Dios Padre. La religión no es buena. Seguí a Jesús, porque es el único camino al Padre.

Hay lugares a los que podés acercarte que no actúan como una religión, sino como seguidores de Jesús. Hay religiosos, pero también hay otros que no.

Te invito a que leas de Jesús, que leas lo que él decía. Existen Biblias con lenguajes más accesibles, libros que nos explican el contexto y nos dan herramientas para terminar de entender qué quiso decir Jesús. Aprendé, hablale, caminá con Él.

La religión es mala. Pero Jesús no es una religión, es una persona. Comenzá una relación con Él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *